Despidos masivos marcaron el fin de la animación tradicional en Disney

El estudio era el último en Hollywood con un departamento para la animación 2D, pero la crisis de la industria terminó con 150 puestos, entre ellos, nueve de los 11 animadores tradicionales que quedaban.

Los recientes despidos de los últimos animadores tradicionales en los estudios Walt Disney Animation marcan el final de una era en el cine. Justo este año, cuando se cumplen nueve décadas de vida de Mickey Mouse, que nació en 1923 en los mismos estudios que ahora cierran sus puertas a la animación 2D.

Es la crónica de una muerte anunciada dada la ausencia de producciones Disney de animación clásica desde el estreno en salas de Winnie The Pooh en 2010. No por ello ha sorprendido menos. El tweet de Tom Bancroft, uno de los animadores de El rey león, anunció el despido de nueve de los once animadores tradicionales que todavía quedaban en Disney. El primer largometraje animado de la historia del cine fue Blancanieves y los siete enanitos.

Los despidos forman parte de una reestructuración de los estudios Disney ante la crisis, una limpieza en su plantilla que se llevó por delante 150 puestos de trabajo en todos los departamentos. Los motivos son la disminución de los ingresos procedentes de DVD, y las pérdidas millonarias.

La idea de que el público no quiere ver películas 2D es ridícula”, decía John Lasseter a su llegada a los estudios en 2006. Entonces prometió un filme clásico de dibujos animados cada dos años conservando en sus filas a parte del equipo que hizo posible la segunda era dorada de la animación tradicional marcada por La bella y la bestia, Aladdin, El rey león, Pocahontas o Hércules. Solo se hicieron realidad dos, La princesa y el sapo y Winnie The Pooh, y esta última fue considerada entre los profesionales como un desperdicio, porque pusieron a grandes maestros de la animación a dibujar un estreno que iba directo al mercado del vídeo.

Disney no es el único en cerrar sus puertas a la animación tradicional. Es el último. DreamWorks no ha vuelto a tocar un lápiz desde Simbad: la leyenda de los siete mares en 2003 lo mismo que los estudios Warner con Looney Toons: de nuevo en acción. “Pero si había alguna posibilidad de renacimiento a nivel estudio era con Disney”, aseguró Rick Farmiloe, animador de un clásico moderno como La sirenita.

princesa y el sapo

Compartelo!