Katy Perry ha recibido críticas de la organización PETA (Personas por el Trato Ético de Animales) por el videoclip de ‘Roar’, primer sencillo de su álbum ‘Prim’ y en el que aparece en una jungla rodeada de animales.

 

   Según señaló Mirrille Burke –portavoz de la organización— al diario británico Daily Mail, la empresa que facilitó los animales para el clip ha estado en el punto de mira del Servicio de Agricultura de Estados Unidos desde 2001, acumulando un total de 22 sanciones por prácticas irregulares.

 

   El vídeo muestra la historia de dos exploradores que sufren un accidente de avión y acaban perdidos en medio de la jungla. Perry se queda sola y poco a poco aprende a sobrevivir en esas condiciones, haciendo muy buenas migas con la fauna salvaje que la rodea:

 

   Burke arremetió contra toda la industria del entretenimiento, asegurando que los animales utilizados en ella “son tratados con crueldad y están expuestos a entrenamientos muy violentos”. Además resaltó que “generalmente se estresan o sufren de ansiedad cuando son forzados a participar de situaciones que no les son familiares”.

 

   Curiosamente, la entidad había felicitado en el pasado a la intérprete y a su ex marido, Rusell Brand, por adoptar un estilo de vida vegetariano.  

 

   Ajena a la polémica, ‘Roar‘ sigue cosechando éxitos y ya ha batido récords de venta en Inglaterra y Estados Unidos, mientras que su videoclip ha alcanzado más de 65 millones de visitas en Youtube en menos de dos semanas. ‘Prism’ saldrá a la venta el próximo 22 de octubre, ¿se resentirá por estas declaraciones?

fotonoticia_20130916172723_465

Compartelo!